¿Cuánto cuesta realmente un coche eléctrico?

La venta del coche eléctrico aumenta cada año, aunque sigue siendo una opción minoritaria. En el año 2018, aproximadamente un 6% de los compradores de nuestro país se decantaron por un coche eléctrico o híbrido. A pesar de que la proporción sigue siendo baja, la venta de coches eléctricos crece año tras año. En 2018 se vendieron un 40% más de vehículos eléctricos e híbridos que en 2017, según datos de la ANFAC, Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones. Estos datos demuestran que cada vez hay más conductores en las carreteras con un coche eléctrico. Pero… ¿realmente merece la pena un coche eléctrico actualmente?

En este artículo analizamos todos los aspectos y costes a tener en cuenta para comprar un coche eléctrico.

Precio del coche eléctrico

A pesar de las ayudas estatales, el coche eléctrico sigue siendo bastante caro. Su precio suele estar entre 5.000 y 14.000 euros más caro que un vehículo convencional, dependiendo del modelo. Aunque es cierto que su precio de compra se puede compensar con lo que se ahorra en otros gastos, como combustible o reparaciones.

Precio del combustible

Este es uno de los principales puntos de ahorro de un coche eléctrico frente a uno diesel o de gasolina. 100 kilómetros en un vehículo eléctrico cuestan aproximadamente 1,30 euros, mientras que en uno de gasolina el precio asciende a 6,5 euros. Es decir, el combustible cuesta cinco veces menos en un coche eléctrico. 

Autonomía

Es el principal pero que nos encontramos en los coches eléctricos, ya que salvo algunas excepciones sigue siendo muy reducida. La autonomía actual se encuentra entre los 150-600 kilómetros y la mayor autonomía se corresponde con modelos de lujo, como el Tesla Model S 100D.

Antes de decantarse por un coche eléctrico hay que pensar el uso que se va a dar al coche y calcular la autonomía que necesitas para los kilómetros diarios que quieres recorrer. Siempre tienes que dar un margen de seguridad. Principalmente por tres motivos.

  1. El primero, y bastante obvio, es que pueden surgir inconvenientes que hay que tener en cuenta.
  2. Por otro lado, la autonomía que dan las marcas no termina de coincidir con la realidad.
  3. Por último, hay que tener en cuenta una pérdida de entre 20-25% cuando la batería se vaya quedando obsoleta.

En cuanto a la autonomía, también hay que tener en cuenta que aún no existen muchos puntos de carga y que los coches eléctricos tardan varias horas en recargarse (entre 4 y 12 horas). Hasta que las baterías no avancen hacia una mayor autonomía y no crezcan las infraestructuras de recarga, un coche eléctrico es recomendable para usar por ciudad o para pequeños recorridos.

Punto de carga

Si estás planteándote comprar un coche eléctrico, tienes que tener en cuenta que vas a necesitar sí o sí un punto de carga para recargar tu vehículo casi todos los días. Lo más adecuado es que este punto de carga lo tengas en tu vivienda o garaje, aunque también son válidas otras opciones, como tenerlo en el garaje donde estaciones cuando vayas a trabajar.

Si vives en una vivienda unifamiliar con garaje propio, este es un punto fácil de solucionar, pero si se trata de un garaje comunitario, el proceso es más costoso. Tienes que notificar a la Comunidad que necesitas instalar un punto de carga y tú eres el encargado de pagar todos los gastos necesarios para instalar el punto de carga. Actualmente su instalación está subvencionada con 1.200 euros.

Gastos de reparaciones

Un coche eléctrico no tiene embrague, ni filtros, ni aceite, ni correas de distribución (entre otros). El coste de reparación o mantenimiento de estos componentes te lo ahorrarías. Sin embargo, hay que tener muy en cuenta la batería. Esta es el principal componente de un coche eléctrico, y además el más complejo.

Las baterías más utilizadas en la actualidad son las de ión-litio y se calcula que admiten unos 3.000 ciclos de carga completo. Es decir, si recargas el coche todos los días, la batería dura aproximadamente unos 8 años. Teniendo en cuenta que la batería supone un tercio del coste del vehículo, es posible que cuando pasen 8 años sea mejor opción adquirir un coche nuevo que comprar una batería nueva. Esta afirmación es defendida por muchos expertos del sector, que consideran que la vida útil de un vehículo eléctrico puede ser equivalente a la vida útil de su batería.

Aunque un coche eléctrico no tenga muchos de los elementos que más se reparan en los coches convencionales, una avería en la batería podría suponer la necesidad de adquirir un nuevo vehículo, con los costes que eso supone.

Ayudas

Las ayudas e incentivos para la compra de coches eléctricos están creadas para incentivar la movilidad sostenible y se están implantando en la mayoría de países. En España, el pasado 15 de febrero el Gobierno aprobó un nuevo programa de ayudas a la compra de coches eléctricos. Se llama Plan MOVES (Programa de incentivos a la Movilidad Eficiente Sostenible) y cuenta con una dotación de 45 millones de euros para incentivar la compra de vehículos de energías alternativas, además de otros 15 millones para apoyar proyectos que fomenten la movilidad sostenible en ciudades declaradas como Patrimonio de la Humanidad, islas o localidades con un índice alto de contaminación. El Plan MOVES contempla ayudas de unos 5.000 euros para la compra de automóviles eléctricos.

Como habéis podido ver durante el análisis del vehículo eléctrico que hemos realizado, aunque se van dando grandes pasos, la compra de un coche eléctrico sigue teniendo bastantes inconvenientes. Destacan el precio, la autonomía y la falta de infraestructuras de recarga.

Por tanto… ¿Cuándo merece la pena comprar un coche eléctrico? La compra de un coche eléctrico, teniendo en cuenta los modelos actuales, tiene sentido principalmente si buscas un coche ecológico, para pequeños desplazamientos (por ciudad o alrededores) y si tienes una buena alternativa para recargar el vehículo casi todos los días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

61 − = 51