Aire acondicionado del coche: cómo usarlo correctamente

El aire acondicionado del coche es imprescindible cuando el calor aprieta y las temperaturas suben

¿Te imaginas viajando en un coche sin aire como hace unos años? Seguramente tu respuesta sea “no”. Efectivamente, el aire acondicionado del coche es indispensable en cualquier vehículo. Además de por comodidad, no se puede olvidar que es fundamental para viajar con seguridad.

¿Sabías que un viaje sin aire acondicionado afecta negativamente a la conducción? Aumenta la fatiga hasta un 20% y, por tanto, el riesgo a cometer imprudencias y despistes al volante. Sin embargo, como cualquier otro elemento del vehículo, hay que usarlo correctamente para que haga su servicio de la mejor manera posible.

¿Cómo usar correctamente el aire acondicionado del coche?

Mantenimiento adecuado

¿Cuántas veces has puesto el aire acondicionado del coche por primera vez después de unos meses y olía raro? ¿Alguna vez has notado que tu aire no enfría como antes? Especialmente si es la primera vez que lo pones en mucho tiempo, hay que revisar con detenimiento su funcionamiento. Los expertos recomiendan revisar el aire acondicionado al menos una vez al año, unas semanas antes de la llegada del verano. Tienes que comprobar si el nivel del líquido refrigerante es el adecuado, limpiar el radiador y echar un vistazo debajo del capó.

aire acondicionado del coche

Detectar posibles averías del aire acondicionado del coche

Esto es fundamental para saber cuándo es necesario acudir al taller. Si el aire acondicionado huele raro, es posible que esté infectado de partículas de polvo, hongos o bacterias. Puedes limpiarlo tú mismo. Si tarda mucho en enfriar o no sale suficiente cantidad de aire, es posible que el filtro esté obstruido. En este caso, habría que cambiarlo. Aunque no detectes ningún problema, se recomienda sustituir el filtro del habitáculo cada 15000 km.

No ponerlo a su máxima potencia al montar en el vehículo

Hay 40 grados en la calle, tienes muchísimo calor, te montas en el coche y parece una sauna. ¿Qué es lo primero que haces? Seguramente, poner el aire acondicionado del coche al máximo para poder arrancar cuanto antes. ¡Error! Nunca hay que poner el aire a su máxima potencia al montar en el vehículo. En primer lugar, se recomienda comenzar la marcha con las ventanillas abiertas. Pasados unos minutos, ya se puede encender el aire (sin cerrar las ventanillas). Cuando el aire del coche ya se haya renovado, hay que cerrar las ventanillas y poner el aire en recirculación. Cuando creas que el vehículo tiene la temperatura adecuada, ya puedes encender el aire con normalidad. Es cierto que es un proceso mucho más lento, pero ayuda al correcto funcionamiento del aire acondicionado del coche y además ahorra energía.

Temperatura adecuada

Los expertos recomiendan poner el aire acondicionado del coche entre 21 y 23 grados. Si la temperatura del vehículo es mayor puede afectar a la concentración en la conducción. Por otra parte, si la temperatura baja de los 21 grados, hay riesgo de los temidos constipados veraniegos. Además, supone un gasto de combustible innecesario. Los expertos afirman que una temperatura menor de 20 grados puede aumentar hasta en un 20% el consumo de combustible.

No dirigir el aire directamente a cara o cuello

Por último, un error muy típico: proyectar el aire hacia nosotros para refrescarnos mucho más rápido. Esta acción tan extendida es la principal culpable de los resfriados veraniegos y de los dolores de garganta. Nunca hay que dirigir el aire acondicionado del coche a la cara o al cuello.

¿Qué te han parecido nuestros 5 consejos para un correcto funcionamiento del aire? Te recordamos, que si buscas un coche de ocasión o un vehículo km0… ¡Puedes encontrarlo en Motoreto!

ENCUENTRA TU COCHE DE OCASIÓN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

86 + = 87