Cambiar el líquido de frenos: ¿cuándo hacerlo?

Si alguna vez te has preguntado cuándo debes cambiar el líquido de frenos, tranquilo, no estás solo. Muchos conductores a menudo tienen esta duda. La mayoría de fabricantes aconsejan un cambio en el líquido de sus frenos aproximadamente cada dos años. Sin embargo, muchos usuarios aún no tienen en cuenta este tipo de operaciones y olvidan que no hacerlo podría suponer un riesgo para su coche. De hecho, a pesar de ser algo asequible, los conductores dejan de cambiar el líquido de los frenos cuando ya no tienen que cumplir el mantenimiento programado por el fabricante.

cuando-debo-cambiar-mi-liquido-de-frenos

¿Cuánto dura el líquido de los frenos?

Como hemos dicho antes, la mayoría de los fabricantes recomienda la sustitución del líquido de los frenos cada dos años independientemente de los kilómetros recorridos. Aunque también existen marcas que determinan un periodo de cambio por kilometraje (la media suele estar alrededor de los 60.000 km). Por lo que, en función de la compañía, existirán diferentes recomendaciones y, por tanto, será importante revisar el manual de mantenimiento de cada vehículo.

¿Qué pasa si no lo cambio?

Al igual que lo hace el aceite, el líquido de los frenos también pierde su efectividad con el paso del tiempo. Este fluido absorbe la humedad del ambiente y podría generar corrosión en el sistema hidráulico, así como un desgaste prematuro de los bombines, entre otros problemas que disminuyan la efectividad de tus frenos.

Probablemente te preguntes cómo es posible que entre humedad cuando se trata de un circuito estanco y cerrado. Pero lo cierto es que la tapa del depósito no es totalmente hermética y favorece la entrada del aire con el fin de evitar la formación de vacío cuando baja su nivel.

Por otro lado, también hay que ser conscientes que este elemento se encuentra a temperaturas extremas y sus propiedades podrían verse alteradas con el paso del tiempo y con el de los kilómetros.

¿Cómo se si el líquido de frenos de mi vehículo está en buen estado?

Si adopta un tono oscuro o pierde trasparencia, debes proceder rápidamente a su sustitución. Otro indicio es notar la sensación de esponjosidad al pisar el pedal de freno. Además, existen otras herramientas específicas que se encargan de examinar el estado del líquido de frenos. Unas son muy sencillas y asequibles, pero no muy fiables y otras son más sofisticadas. Su función es calentar el fluido para medir el punto de ebullición y comprobar si este no ha descendido.

¿Cuánto cuesta cambiar el líquido de frenos?

En el caso de un coche compacto, ronda los 60 euros. Mientras que en un modelo de alta gama podría superar los 100 euros. En este importe se incluye la mano de obra y el precio del propio líquido de frenos.

Cabe destacar que existen diferentes tipos de líquido de frenos categorizados según la especificación DOT (en función de su punto de ebullición en seco y húmedo, así como de su viscosidad) y siempre habrá que utilizar el que indica el fabricante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

27 − 25 =