¿Debo llevar una rueda de repuesto en mi coche?

¿Es necesario disponer de una rueda de repuesto en el coche? Muchos de los fabricantes de vehículos ya no incluyen ruedas de repuesto en sus modelos. Algunos de sus motivos podrían ser ahorrar costes o reducir la carga de sus coches y de este modo, evitar el aumento de las emisiones y del consumo. Pero, ¿qué nos dice la ley? ¿Debemos adquirir algún sistema de sustitución?

debo-llevar-una-rueda-de-repuesto-en-mi-coche

¿Es obligatorio llevar una rueda de repuesto en mi coche?

Digamos que la ley no impone llevar una rueda de sustitución específicamente. Sin embargo, el Reglamento General de Vehículos obliga a los turismos a “tener una rueda completa de repuesto o una rueda de uso temporal junto con las herramientas necesarias para el cambio de ruedas, o un sistema alternativo al cambio de las mismas que ofrezca suficientes garantías para la movilidad del vehículo”.

Además, el incumplimiento de esta norma se traduce en una multa de 200 euros, por lo que deberás contar siempre con soluciones para posibles pinchazos.  

Kit de reparación de pinchazos

Es una solución poco eficaz, pero, sin embargo, muy popular. Los kits de reparación de pinchazos cuentan con una espuma que se encarga de taponar el agujero de la cubierta y un compresor que vuelve a inflar la rueda. De hecho, en algunos modelos la espuma ya se encuentra incluida en el compresor.

Es una opción económica (alrededor de 35 euros) y dispondrás de más espacio en el maletero. En cuanto a inconvenientes, su arreglo es temporal, el neumático deberá ser reparado o sustituido en un taller especializado. Además, la espuma solo es capaz de sellar orificios pequeños en la banda de rodadura por lo que, si el daño es mayor, no servirá.

Runflat o neumáticos reforzados

Las tecnologías que ofrecen los vehículos blindados ya pueden aplicarse a los coches de calle. Se trata de unas ruedas que permiten circular durante 100 kilómetros (aproximadamente) a un máximo de 80k/h a pesar de encontrarse pinchadas. Por consiguiente, podrías prescindir de cualquier equipo de sustitución. La clave se encuentra en su estructura, la goma no se sale de la llanta porque sus flancos disponen de un anclaje especial y en su interior hay un bloque de goma cuya función es soportar el peso del coche. La desventaja es que la cubierta hay que reemplazarla y hallar recambios disponibles podría ser una tarea compleja. Por otro lado, son un 20% más caras al requerir de gomas específicas.

Rueda de emergencia

Es más pequeña que la rueda de recambio tradicional pero no tiene limitaciones de distancia. Su función es la misma y requiere de un montaje. Por su diseño y cuestiones de seguridad, la velocidad máxima de circulación con estas ruedas se limita a los 80 km/h. Otro factor a su favor es su precio, el cual oscila alrededor de los 80 euros. En cuanto a aspectos mejorables, no siempre se encuentra a la misma altura que las ruedas originales y podría ocasionar ciertas inclinaciones. Sin embargo, no necesita de ninguna revisión a posteriori lo que te permitirá llegar a tu destino sin perder tiempo.

Cubiertas autosellantes

No tendrás que detenerte puesto que el pinchazo se reparará solo. Los neumáticos cuentan con una espuma como la mencionada anteriormente, que en caso de “reventón” se esparcirá automáticamente hasta taponar el orificio. Los contras son similares a los de los kits.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × = 14