Los métodos de robo de coches más utilizados

Aunque cada vez se registren menos casos de robos de coches, siempre deberíamos estar alerta y tomar precauciones para evitar ser una víctima de ellos. En el post de hoy hablamos sobre los métodos de robo de coches más utilizados por delincuentes. Su objetivo principal es hurtar objetos que se encuentran en el interior del coche, estafar a sus propietarios o directamente sustraer el vehículo.

los-metodos-de-robo-de-coches-mas-utilizados-por-delincuentes

Métodos de robo de vehículos

En primer lugar es conveniente recordar que si en algún momento eres víctima de un robo o peligra tu seguridad puedes llamar al teléfono de emergencia 112 y dar aviso a los servicios policiales. En todo caso, te ofrecemos una recopilación de los métodos de robo de coches más frecuentes.

El método “pincha ruedas”

Esta técnica es muy frecuente en las áreas de descanso y en los peajes de autopistas. La operación se produce en situaciones de despiste, cuando el propietario se dirige a pagar la tarifa del peaje o cuando sale del coche para tomar un descanso. El ladrón hace uso de un instrumento punzante con el que pincha el neumático del vehículo. De este modo, el conductor se ve forzado a detenerse y salir del coche a causa del pinchazo. En ese momento los delincuentes aprovecharán para robar todo lo posible del interior. Sin duda, una hazaña diseñada previamente con mucho esmero.

La estafa del retrovisor

Este es otro método muy habitual cuyo punto de mira son personas de edad avanzada. Su modus operandi es desplazarse en un vehículo con matrícula extranjera y provocar un pequeño choque contra el retrovisor del coche de la víctima.

El plan estratégico es culpar al otro conductor del siniestro y presionarle o aturdirle para que actúe rápidamente con motivo de que debe regresar a su país. Los timadores recogen la información necesaria para realizar el parte amistoso y posteriormente simulan hacer una serie de gestiones telefónicas. Después, solicitan a la víctima que se ponga en contacto con un trabajador de su propia aseguradora. Este, siendo un mero cómplice de la banda, explica a la víctima que los trámites entre países distintos son más tardíos y suponen un alto importe económico. Le advierte de que la única manera de agilizar el proceso es abonar en efectivo los daños del retrovisor. Finalmente, el estafador asegura que esa cifra será devuelta por su seguro (algo que jamás llega a producirse). 

Por radiofrecuencia

Los delincuentes se sitúan en un radio cercano al vehículo o al propietario para que cuando este abra o cierre su coche, pueda copiar la radiofrecuencia. Más adelante, con una llave maestra podrían acceder al vehículo y por consiguiente, arrancarlo y llevárselo.

Centralita OBD

Todos los vehículos poseen una conexión OBD (On Board Diagnostics) a través de la cual podemos acceder a toda la información sobre nuestro coche. Se trata de un protocolo universal al que todos los talleres tienen permiso con el fin de diagnosticar averías, entre otras cosas. El ladrón mediante un programa concreto y un cable con conector OBD puede introducirse en nuestra centralita y copiar todos los datos. 

Métodos de robo de coche usando la fuerza bruta

Además de estos, tampoco podemos olvidar los ataques por fuerza bruta. El robo se consigue forzando a los vehículos (rotura de lunas, cerraduras, etc) y generalmente se lleva a cabo en garajes particulares. Y por supuesto, a través de las nuevas tecnologías como por ejemplo el dispositivo de Apple AirTag mediante el cual los delincuentes rastrean y roban vehículos de alta gama.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 × 1 =