Malos hábitos al conducir que pueden dañar el coche

Sujetar el volante de manera incorrecta, dejar el embrague pisado, no reducir correctamente para frenar… estos son algunos de los malos hábitos al conducir que hacemos sin darnos cuenta. El primer paso es ser conscientes de ello para luego poder cambiarlos.

Malos hábitos al conducir que pueden dañar el coche

5 Malos hábitos al conducir que pueden dañar el coche

  • Utilizar el volante erróneamente

En ocasiones, se realizan ciertas maniobras que requieren giros más amplios y se recurre a girar el volante hasta el tope. Esta técnica se debe evitar ya que sufren la bomba de dirección asistida y la cremallera de dirección.

  • Apoyar la mano sobre el cambio de marchas

Apoyar la mano sobre la palanca de cambios provoca desgastes de diferentes piezas que conectan esta palanca con los engranajes. Además, puede dificultar los cambios de marcha.

  • Dejar pisado el embrague

Reposar el pie en el embrague es una práctica muy común que produce un desgaste inusual aunque la presión sea mínima.

Tampoco se debe pisar el embrague hasta el fondo, ni dejarlo presionado cuando el vehículo está parado. En vez de eso se debe pisar el freno y dejarlo en punto muerto.

En el lado izquierdo, al lado del pedal del embrague hay un espacio donde reposar el pie cuando no sea necesario cambiar de marcha y pisar el embrague.

  • Circular con el coche en reserva

Al circular con el depósito en reserva, las impurezas y sedimentos acumulados en el fondo pueden llegar al motor y estropearlo. Además, la bomba de inyección puede verse comprometida ya que puede entrar aire en vez de carburante, lo que hace que se dañe más rápidamente.

  • Poner el punto muerto mientras se circula

Muchos conductores ponen punto muerto en bajadas o en calles con pendiente descendiente para ahorrar combustible. Sin embargo, esto no es realmente así. El coche será más eficiente si se deja una marcha puesta y se levanta el pie del acelerador. De esta manera el coche no consume ya que las ruedas lo mantendrán en movimiento. Además, esta práctica es peligrosa ya que se pierde el control total del coche y se puede tardar más en reaccionar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− 4 = 2