Mantenimiento del limpiaparabrisas

Un buen mantenimiento del vehículo es necesario para garantizar su correcto funcionamiento. Y no solo por dentro, sino también es importante cuidarlo por fuera. Además, muchos de ellos están relacionados con los sistemas de seguridad. Es el caso del limpiaparabrisas, que afecta a la visibilidad. Al circular puede ensuciarse o fracturarse, por eso, es muy importante asegurar un buen mantenimiento del limpiaparabrisas para evitar posibles percances.

Mantenimiento del limpiaparabrisas

Cuidados para un correcto mantenimiento del limpiaparabrisas

Utilizar productos “caseros” o baratos para limpiar la carrocería o las lunas del coche, a la larga puede salir caro. Por eso, es muy importante usar productos específicos para cada parte de nuestro vehículo, ya que no vale cualquiera.

  • Para limpiarlo, utilizar una esponja suave, un champú específico y agua caliente para eliminar mejor la suciedad. Por último secar con una bayeta que no deje restos.
  • No usar nunca para lavar las lunas, alcohol, líquido para limpiar gafas o cualquier otro solvente.
  • Limitar el uso de ceras o productos similares, ya que pueden dejar restos sobre el cristal que hagan que los limpiaparabrisas arañen la superficie.
  • No abusar del Fairy o productos similares. En un momento dado no pasa nada por utilizar productos para lavar la vajilla. Sin embargo, suelen ser bastante densos lo que dificulta su paso por los conductos del coche. Esto puede provocar atascos o taponamientos. También hacen que dado sus componentes, una vez esparcido por el cristal, se solidifique dificultando su limpieza y acumulando más suciedad.
  • También es importante limpiar los cristales por dentro. Es recomendable retirar el polvo que se haya acumulado en el interior con un trapo específico que no deje restos, con limpiacristales o agua con amoniaco.
  • Es necesario asegurarse de que siempre hay líquido lavaparabrisas.
  • Por último, es muy importante revisar el estado del limpiaparabrisas frecuentemente y sustituirlos cada 3 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

32 + = 33