Revisión coche en invierno: 10 trucos de mantenimiento

Una buena revisión del coche es fundamental en cualquier época del año. Sin embargo, hay dos momentos en los que es 100% imprescindible hacer una revisión del coche: antes de iniciar un viaje largo y antes de la bajada de las temperaturas. Todos los años, el mal tiempo pasa factura a muchos conductores. ¡Protege tu coche con estos 10 trucos de mantenimiento!

1- Revisar la batería (y cambiarla si es necesario)

Si a las bajas temperaturas se suma una falta de mantenimiento, es bastante probable que el coche no arranque. La batería del coche es uno de los elementos mecánicos que más sufre con el frío. Es uno de los imprescindibles de la revisión del coche.

Aunque una batería haya funcionado correctamente en verano, si tiene más de 3 años de antigüedad. es posible que con las bajas temperaturas se descargue de golpe. Lo más recomendable es comprobar la antigüedad y la carga de la batería antes de que llegue el periodo de bajas temperaturas. Si tu batería tiene entre 4 y 6 años o si detectas que no tiene buena carga, lo mejor es cambiarla antes de que el coche no arranque o te deje tirado.

Cambiar la batería puede costar unos 200€.

2- Comprobar los líquidos del coche (líquido refrigerante, aceite, limpiaparabrisas y líquido de frenos)

El líquido refrigerante pierde propiedades con el tiempo. En caso de que se haya deteriorado, lo mejor es cambiarlo para que no se provoquen averías mayores. Cambiar el líquido refrigerante puede costar unos 70€. Sin embargo, si no está en buen estado, puede ocasionar sobrecalentamiento del motor y rotura de la culata. Esta avería puede llegar a los 3000€.

También es importante aprovechar para comprobar el nivel de aceite, el líquido limpiaparabrisas y el líquido de frenos.

3- Revisar los limpiaparabrisas

Si las escobillas del limpiaparabrisas no limpian bien el cristal o hacen mucho ruido, ¡ha llegado la hora de cambiarlas! Tener los limpiaparabrisas a punto es fundamental en todas las épocas del año, pero mucho más en otoño y el invierno, donde las lluvias o la nieve son mucho más frecuentes. ¡Apúntalo para la revisión del coche!

Para que los limpiaparabrisas no se deterioren, es importante no usarlos cuando el cristal esté lleno de hielo. Lo mejor es esperar a que el propio motor descongele el hielo.

4- Calentar el motor al ralentí

La avería del motor es una de las más frecuentes (y costosas). Más concretamente, la rotura de los conductos y de los manguitos. Cuando hace frío, la principal recomendación es calentar el motor al ralentí. Siempre hay que esperar a que todos los líquidos del coche (frenos, dirección, aceite…) alcancen una temperatura óptima. Si arrancamos demasiado rápido, podemos estropear el motor y causar una avería muy grave.

Gripar el motor puede costar unos 1200€. Sin embargo, si no se arranca adecuadamente, el motor puede quedar totalmente inservible.

5- Examinar la calefacción

Debido a la falta de uso, es posible que el radiador se obstruya por los residuos que circulan en los conductos del coche. Por este motivo, es fundamental incluir la calefacción en la revisión del coche en invierno.

Si el radiador está obstruido, será necesario realizar una limpieza y carga del circuito. Su coste puede rondar los 150€.

6- Controlar la presión de los neumáticos

Los neumáticos deberían ser la parte más importante del coche, ya que son la única parte del coche que está en contacto con el asfalto. Sin embargo, los conductores no damos a los neumáticos la importancia que merecen. Es importante comprobar la presión de los neumáticos con gran frecuencia.

Revisar los neumáticos es fundamental durante todo el año, pero la mala meteorología o la posibilidad de hielo o nieve en la carretera, hace fundamental que los neumáticos estén en perfecto estado. Unos neumáticos que no se sujetan bien al asfalto pueden provocar que el coche derrape.

revision coche invierno

7- Chequear las luces

Al igual que sucede con los neumáticos, chequear las luces debería ser un imprescindible en la revisión del coche en cualquier época. Sin embargo, las malas condiciones climatológicas del invierno y la reducción de horas de luz, hace mucho más importante comprobar que todas las luces funcionen correctamente.

8- Proteger el coche

Lo mejor para mantener el coche en invierno es dejarlo en un sitio cubierto. Como sabemos que esto no siempre es posible, si hay que dejar el coche a la interperie por la noche, hay que tomar una serie de precauciones.

Para empezar, lavarlo con mayor frecuencia, ya que en invierno se suele echar sal y eso puede dañar la carrocería del coche. Por otro lado, intentar que los limpiaparabrisas no queden completamente pegados al cristal. Por último, lo mejor es intentar mover el coche con bastante frecuencia para comprobar que todo sigue en perfecto estado.

9- Disponer de accesorios para el invierno (principalmente un rascador)

En época invernal es fundamental llevar un rascador para el cristal. Es fundamental comprar uno que no raye el cristal.

10- Verificar el funcionamiento correcto de los frenos

Por último, pero no menos importante, hay que comprobar que los frenos funcionan correctamente. ¡No olvides que la distancia de frenado se incrementa un 40% cuando el asfalto está mojado!

▶️¿Buscas un coche de ocasión o KM0? ◀️
👉 Ver anuncios de coches en Motoreto
👉Recibir presupuestos con ofertas del coche que quieres

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− 2 = 7