¿Cómo ahorrar combustible en el coche?

El gasto de combustible en el coche es una de las cuestiones que preocupa a todos los conductores. Aunque no existe ninguna técnica secreta para ahorrar combustible en el coche, te traemos 10 trucos (que funcionan) para que gastes algo menos de combustible:

Elegir la gasolinera más barata

Aunque pueda parecer una tontería, siempre hay que comparar el precio de diferentes gasolineras. Especialmente cuando se va a llevar el depósito al 100%, escoger la gasolinera más económica ayuda mucho a ahorrar combustible. No consiste en hacer kilómetros innecesarios para ir a la gasolinera más barata, pero dentro de un radio, lo mejor es decantarse por el establecimiento más barato. Puedes fijarte en la afluencia de gente (donde hay mucha gente, la gasolinera suele ser más económica). También hay aplicaciones móviles que muestran el precio de todas las gasolineras de España. ¡El ahorro puede ser notable!

Buena planificación del viaje

¿Vas a hacer un viaje largo y no tienes claro por qué camino vas a ir? ¿Eres de los que improvisa durante el camino la ruta a seguir? Un consejo para ahorrar combustible es llevar el viaje planeado previamente. Para que te hagas una idea, alargar 10 minutos un viaje de 1 hora, puede aumentar el consumo de gasolina en casi un 15%. Por tanto, lo mejor es planificar previamente el viaje para evitar alargarlo innecesariamente.

Presión de los neumáticos

Además de por seguridad, tener una presión adecuada de los neumáticos ayuda a ahorrar combustible. Si los neumáticos están desinflados, tienen un rozamiento mayor con el asfalto. Esto requiere al motor un mayor esfuerzo, lo que puede incrementar el consumo de combustible hasta en un 20%. Recuerda que la presión de los neumáticos hay que revisarla cada dos semanas y antes de iniciar viajes largos.

Evitar cargar mucho el coche

Cuanto mayor sea el peso del vehículo, mayor será el consumo de combustible. Por tanto, evitar llevar trastos innecesarios (los famosos por si acaso), podrá ayudar a ahorrar combustible (sobre todo si son cosas de gran peso).

No aparcar al sol

Sabemos que esto no siempre es posible, pero siempre que se pueda, intenta aparcar en la sombra o en un garaje. A parte de porque al volver al coche lo agradecerás, aparcando en la sombra puedes ahorrar combustible. ¿Por qué? Al no estar el coche tan caliente, el climatizador o el aire acondicionado necesitarán un esfuerzo menor para refrescar el vehículo. Esto reducirá la evaporación en el depósito de combustible.

Buena técnica

¿Sabías que el repostaje tiene su técnica? ¡Pues sí! Hay una forma que te ayudará a que entren menos gases en la gasolina. Lo ideal es aplicar una presión media en el gatillo de la manguera. Si se aprieta totalmente, se generan gases que incrementan la evaporación. Es cierto que mejorando la técnica tampoco se ahorra mucho, pero algo es algo.

Evitar el exceso de velocidad

¿Sabías que un incremento de 20 km por hora puede traducirse en un aumento del consumo de casi el 50%? Respeta siempre los límites de velocidad y ten en cuenta el dato de consumo para no circular a grandes velocidades.

Velocidad uniforme

Conduce a una velocidad constante, evitando acelerones, frenazos y cambios de marcha innecesarios.

No apurar el depósito

Además de porque puedes llevarte una buena multa, apurar el depósito no ayuda a ahorrar combustible. Cuanto más aire haya en el depósito, más aumenta la evaporación. 

Apagar  el motor en paradas largas

Si haces alguna parada prolongada, no olvides apagar el motor. Un motor en ralentí, en punto muerto y sin aire acondicionado puede consumir más de 0,10 l/100 km de gasolina.

ENCUENTRA TU COCHE DE OCASIÓN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× 2 = 10