El calor reduce la autonomía del coche eléctrico

Las temperaturas extremas no sientan bien a los coches eléctricos. De hecho, gracias a una prueba del club automovilista noruego, NAF, sabemos que el frío reduce la autonomía del coche eléctrico entre un 15 y 25%. Gracias al estudio de Recurrent Auto, podemos confirmar que también se reduce la autonomía cuando hace mucho calor.

Esta empresa estadounidense se dedica a la compra y venta de vehículos eléctricos de segunda mano. En su último estudio de campo ha realizado un análisis de más de 7.000 coches eléctricos a elevadas temperaturas. La conclusión a la que han llegado es que el calor también afecta a su autonomía.

Las altas temperaturas reducen la autonomía del coche eléctrico

¿Por qué el calor reduce la autonomía del coche eléctrico?

La reducción en la autonomía del coche eléctrico se debe a la necesidad de refrigerar el interior del vehículo. Por ello, cuanto mayor sea la diferencia entre temperatura exterior y la del interior, más energía se utilizará. Esto se traduce en una pérdida de autonomía, y empieza a ocurrir cuando la temperatura exterior supera los 24ºC.

Con una temperatura de 27ºC, la autonomía se reduce un 2,8%; a 29 grados, en un 3,5%; y a 32 grados, en un 5%. A partir de los 35 grados, la autonomía disminuye considerablemente, en un 15%. A los 38 grados, se reduce un total del 31%, un tercio de lo que homologa el fabricante. Aún así, Recurrent Auto afirma que la mayoría de los desplazamientos se hace por debajo de los 35ºC.

Un truco para minimizar la pérdida de autonomía es mantener el coche enchufado a la red de carga eléctrica y enfriar el habitáculo antes de emprender la marcha. Así, el sistema de refrigeración utilizará la energía de la red eléctrica y no tendrá que abastecerse de aquella electricidad de la batería. Esto ahorra entre 3 y 5 kW de potencia que necesita el climatizador para el enfriamiento inicial. Posteriormente, se consumirá en torno a 1 kW para mantener la temperatura establecida.

Otros consejos para reducir el impacto del calor en la autonomía es no dejar el vehículo con una carga muy baja, ya que activaría los sistemas de gestión térmica y se consumiría más energía de la disponible. El mejor remedio es intentar aparcar en la sombra para no incrementar en exceso la temperatura del habitáculo. Además, podemos reducir este impacto cambiando los neumáticos del coche eléctrico, que incrementan la autonomía del coche.

Deja un comentario