Claves para el buen mantenimiento de un coche eléctrico

El mantenimiento de un eléctrico es más sencillo y barato respecto a los modelos de combustión. Además, dicho mantenimiento es bastante similar entre casi todos los modelos eléctricos dentro de los diferentes fabricantes. Desde Motoreto y con la ayuda de Carwow, repasamos las claves para el buen mantenimiento de tu coche.

Claves para el buen mantenimiento de un coche eléctrico

Diferencias entre el mantenimiento de un eléctrico y uno de combustión tradicional

La principal ventaja con respecto a uno de combustión tradicional, es que no hay que revisar ni sustituir componentes como: filtro del aire, aceite del motor y su filtro, bujías, embrague, correa de distribución y tubo de escape. Además, la reparación o sustitución de esta serie de componentes tienen un coste bastante alto.

Aunque no cuentan con estos elementos, hay otros que sí habría que revisar o sustituir en un coche eléctrico y que están sometidos a desgaste. Neumáticos, filtro del habitáculo, pastillas, discos y líquidos de freno, dirección, amortiguación, líquido refrigerante, escobillas del limpiaparabrisas y, por supuesto, su batería. La lista es larga, pero hay muchos elementos que tienen una vida útil bastante prolongada por lo que su recambio será a largo plazo. Mientras que otros como los frenos o neumáticos, sufren menos desgaste en un eléctrico gracias a la frenada regenerativa. 

Menos piezas, menor desgaste

Como hay un menor número de piezas móviles sometidas a desgaste, el coste de mantenimiento será menor. El motor eléctrico consiste en un único elemento en rotación, en lugar de un conjunto de pistones y mecanismos sometidos a la fuerza de combustión. Tampoco tiene correa de distribución, bujías o filtros de aire. Todos estos componentes, suman una gran cantidad de euros en el total del mantenimiento de nuestro vehículo durante su vida útil. Aunque como es normal, existen ciertas averías que son más comunes en los eléctricos

También hay elementos comunes entre los vehículos eléctricos y de combustión que requieren mantenimiento. Líquidos de los limpiaparabrisas, las escobillas de los propios limpiaparabrisas, tapicería de los asientos o elementos en general relacionados con el interior. La parte positiva de estos componentes comunes es que son los menos costosos de sustituir y apenas conllevan un gran coste de mantenimiento.

Mantenimiento y cuidado de la batería 

Actualmente los fabricantes ofrecen una gran garantía para las baterías de sus modelos eléctricos. Esto se debe principalmente a que es el elemento más caro y por norma general, se ofrecen 8 años o 160.000 km de garantía. La batería de un vehículo eléctrico no tiene un mantenimiento como tal, aunque sí podemos cuidarla de tal manera que su vida útil sea mayor y haya menos probabilidades de avería

Una conducción eficiente, estable, con un buen uso de la frenada regenerativa y un cuidado meticuloso del porcentaje de carga que resta, son detalles para tener en cuenta. Las temperaturas extremas también pueden afectar al funcionamiento de esta, por lo que contar con una plaza de garaje siempre será mejor que aparcarlo en exterior.

En definitiva, el coste de mantenimiento de un coche eléctrico es bastante inferior al de un coche de combustión ya sea gasolina o diésel. Es cierto que todavía el precio inicial de venta al público de un modelo EV es más caro en comparación con las versiones de combustión. Pero gracias a las ayudas estatales y a estar exentos de pagos de algunos impuestos y tasas, el coste real no es tan dispar entre unos y otros. Incluso ya se están trabajando en las baterías reutilizadas que harán que el precio de venta de estos vehículos sea menor.

A esto debemos sumarle que un coche eléctrico es entre un 30 y 40% más barato de mantener a largo plazo. Y que el coste de cargarlos es más económico que llenar el depósito de combustible de uno tradicional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

87 + = 90