Errores más cometidos en las rotondas

¿Conoces los errores más cometidos al conducir por rotondas? A día de hoy aún no sabemos cómo circular por glorietas y frecuentemente cometemos infracciones que podrían costarnos más de un susto. De hecho, según Wikipedia, una rotonda es “un tipo especial de intersección caracterizado por que los tramos que en él confluyen y se comunican a través de un anillo en el que se establece una circulación rotatoria alrededor de una isleta central”.

errores-mas-cometidos-en-las-rotondas

Los 5 errores más cometidos en las rotondas

Aunque hace décadas que conducimos alrededor de glorietas, aún no hemos aprendido a hacerlo bien. Por este motivo, Motoreto te cuenta los cinco errores más cometidos al adentrarse en este tipo de intersecciones.

Entrar sin ningún tipo de miramiento

Las rotondas están diseñadas con el fin de descongestionar el tráfico y beneficiar la seguridad vial. A pesar de ello, no siempre pueden absorber un gran número de vehículos y por eso, los conductores debemos esperar el momento idóneo para incorporarnos a ellas. De hecho, según un estudio de AXA, el 54% de los accidentes vinculados con rotondas ocurren en ese preciso instante.

Antes de circular por una glorieta, vigila el tráfico que llega desde el lado izquierdo y no te precipites en presionar el acelerador. Recuerda que los vehículos que ya se encuentran dentro del círculo tienen prioridad.

Introducirse por otro carril

Aquí también tiene cabida la zona por la que se debe hacer. La Dirección General de Tráfico (DGT) recalca que en una glorieta se debe acceder obligatoriamente por el carril derecho siempre que sea posible.

Utilizar un carril equivocado

Sí, la DGT recomienda circular por el carril exterior siempre que esté se encuentre libre y hacer uso del resto de carriles para adelantar. Sin embargo, en el caso de que la rotonda esté concurrida, como suele pasar en las ciudades, y tengas que utilizar un carril interior, regresa al exterior cuando abandones la glorieta.

Haz el cambio de carril con tiempo de antelación para evitar maniobras bruscas que desemboquen en accidentes. Es decir, busca el carril exterior progresivamente, respetando al resto de conductores y haciendo uso del intermitente en todo momento.

Abandonar la rotonda indebidamente

Como hemos dicho anteriormente, se debe prestar atención al cambio de carril. En ocasiones es preferible dar de nuevo una vuelta a la rotonda para incorporarnos al carril exterior con tiempo y evitando cruces temerarios con vehículos que tienen prioridad.

No poner el intermitente

Existen los conductores que nunca lo usan y los que lo usan demasiado. La DGT considera que el 60% de conductores hace mal uso de los intermitentes. No olvides que solo es necesario señalizar con el intermitente al salir de una rotonda y al cambiar de carril, nunca para indicar por dónde circulamos en una glorieta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × = 25