Matrícula extranjera, ¿cómo tramitar su baja definitiva?

Actualmente en España no existe un sistema que controle cuántos vehículos con matrícula extranjera circulan por nuestras carreteras. Aunque en lugares especialmente turísticos como la isla de Mallorca, se realizan controles policiales para controlar una situación que en temporada alta puede llegar a resultar insostenible. Y es que muchos de estos coches cometen infracciones.

Según la revista oficial de la DGT durante el 2018, se tramitaron más de 170.000 multas por exceso de velocidad a vehículos extranjeros.

Ranking multas por nacionalidad

Dadas estas estadísticas, se puede deducir que -por cercanía- los vehículos más abundantes son los de nuestros países vecinos: Francia y Portugal. En cualquier caso, es innegable que estos coches con matrícula extranjera están en España, sin embargo, no podemos saber exactamente cuántos.

La ley permite que un coche de estas características circule con libertad, siempre que el tiempo de traslado del conductor sea inferior a 6 meses. Más allá de este plazo, se estaría cometiendo una infracción que conllevaría una sanción. Para evitar el mal trago, hay dos opciones:

  • La primera es que si el coche está en buen estado, se podrán cambiar las matrículas extranjeras por matrículas españolas. Esto se puede hacer en la DGT abonando la tasa correspondiente.
  • La segunda opción, es deshacerte de tu viejo vehículo, y tramitar su baja definitiva. También se puede optar por esta opción, en caso de que el vehículo tenga una avería importante, o simplemente porque ya no se necesite el vehículo.

Cómo dar de baja un vehículo con matrícula extranjera

El trámite de baja definitiva pasa por la entrega del coche a un Centro de Tratamiento Autorizado, también llamado desguace, que será el que se encargue de iniciar este trámite. Pero… ¿por qué el inicio y no el trámite completo?

Matrícula extranjera

Un vehículo con matrícula extranjera, como ya hemos comentado al inicio del artículo, no está sistematizado en ninguna base de datos española, por tanto, consta únicamente en el organismo regulador de tráfico del país de origen.

En una entrevista realizada a un trabajador de Desguaces Mallorca, nos indica que “aunque los Centros de Tratamiento no dispongan de medios telemáticos para tramitar la baja definitiva de un vehículo extranjero, sí que pueden emitir el certificado de destrucción que acreditará que el vehículo ha sido descontaminado en un centro apropiado y en condiciones de seguridad medioambiental”.

Este documento es el Certificado de Destrucción del Vehículo y le será entregado al titular del mismo para que pueda finalizar el trámite sin trabas. Por tanto, aunque sí que es posible entregar el vehículo a un centro de descontaminación aquí en España, la baja definitiva no puede llevarse a cabo y deberá tramitarse en el organismo pertinente del país de origen. Para poder realizar esto sin incidencias, recomendamos informarse primeramente en el país de origen del vehículo del procedimiento a seguir.

Pasos a seguir antes de que la grúa se lleve el vehículo

  1. Se deberá conservar las placas de matrícula extranjera, y se tendrán que presentar en el organismo de origen correspondiente. Se han de quitar antes de que la grúa traslade el vehículo, por si fueran solicitadas en el país de origen.
  2. No se deberá entregar la documentación original, sino fotocopias.
  3. Se deberá presentar su identificación con fotografía, pero no es necesario que el documento sea de origen español.
  4. Por último, se deberá guardar el certificado de destrucción para poder tramitar la baja definitiva del vehículo. Es imprescindible que este documento esté sellado… ¡ha de comprobarse!

Los dos cauces que sigue el vehículo

Cuando un vehículo llega al final de su vida útil, las acciones a realizar con él se dividen en dos apartados bien diferenciados.

  • Cauce medioambiental

Debido a que una vez el vehículo ha alcanzado el final de su vida útil se convierte automáticamente en un residuo peligroso, debe ser descontaminado de manera segura para que no suponga un riesgo ni para el medioambiente ni para las personas. Este procedimiento se acredita mediante el ya mencionado anteriormente “Certificado de Destrucción del Vehículo”.

  • Cauce administrativo

Es el procedimiento administrativo mediante el cuál se indica en las bases de datos pertinentes que ese vehículo ya no existe, que no está en circulación y que se ha descontaminado correctamente. Para gestionar administrativamente la baja definitiva de un vehículo, un Centro Autorizado de Tratamiento de Vehículos tiene que haber emitido previamente el Certificado de Destrucción.

Cuando el vehículo tiene matrícula extranjera los cauces tienen que diversificarse, y uno se lleva a cabo en el país de matriculación (el tramite administrativo), y el otro se lleva a cabo en el país que gestiona los residuos (trámite medioambiental). Realizándolo de esta manera, te ahorras tener que trasladar el vehículo de vuelta a su país de origen. ¡Mucho más fácil!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ 33 = 42