Citroën BX: el coche que bajó de la Torre Eiffel

El Citroën BX fue un modelo caracterizado por sus líneas más que angulosas y que tuvo tal éxito, que se vendieron más de 2.300.000 unidades durante sus 12 años de fabricación. Sin embargo, el Citroën BX obtuvo estos logros no solo gracias a su diseño rompedor e innovaciones técnicas, sino también gracias a su presentación en 1982 ni más ni menos que en la Torre Eiffel. Y es que la marca francesa, siempre ha tenido una relación especial con la Torre Eiffel, porque no olvidemos que André Citroën hizo de este histórico monumento la valla publicitaria más famosa de la historia de Citroën.

Citroën BX

Citroën BX y la Torre Eiffel

La presentación del Citroën BX se ha convertido en una de las presentaciones automovilísticas más recordadas por su originalidad y el diseño rompedor del modelo. Después de 35 años sigue siendo recordado como uno de los modelos más icónicos de la marca francesa.

Sorpresa y originalidad del Citroën BX en la Torre Eiffel

citroen bx en la torre Eiffel

El 16 de septiembre de 1982 una caja de madera colgada del primer piso de la Torre Eiffel sorprendió a los parisinos con un mensaje en el exterior que ponía “Aquí se encuentra el nuevo Citroën“. La caja descendía muy poco a poco hasta que el 25 de ese mismo mes, se produjo lo que todos esperaban. El nuevo Citroën BX tocó suelo con una celebración por todo lo alto con espectáculo de pirotecnia y luces incluido, y una enorme multitud de gente y prensa alrededor.

La dirección de Citroën buscaba dar un toque de aire fresco a su flota por lo que celebró un concurso internacional que acabó ganando el grupo italiano Bertone, gracias a su diseñador Marcello Gandini, quien rompió con las formas suaves dando paso a líneas más bruscas y rectangulares. Este se inspiró en un modelo que había fabricado anteriormente, el Volvo Tundra, al que le introdujo algunas modificaciones adaptadas a las exigencias de Citroën. Sin embargo, aunque el diseño fue rompedor, mantenía señas de identidad propias de la marca francesa como el volante monobrazo de un solo radio y el cuadro de instrumentos con forma ojo cíclope. Al igual que mantenía la suspensión hidroneumática que constituía al Citroën como un coche cómodo y a la vez seguro por su gran adherencia al asfalto.

El modelo Citroën BX se presentó con tres versiones de motores gasolina, el BX de 60 CV, el BX 1.4 de 72 CV y el BX 1.6 con 90 CV aunque posteriormente se amplió a motores diésel y a motores gasolina de más potencia. En 1988 llegó el Citroën BX GTI de 16 válvulas de 160 CV que llegaba a una velocidad punta de 218 km/h, una barbaridad para esa época.

Auténtico éxito del Citroën BX en España

En España, el Citroën BX fue un auténtico éxito. El modelo Citroën BX 14 fue el más vendido en España, donde además, se produjeron 222.325 unidades en la sede de Vigo. Y no solo eso, en 1988, el Cuerpo Nacional de Policía lo adoptó como vehículo Z que ha perdurado durante 10 años. Aunque no fuimos los únicos en tener este modelo como “coche de trabajo” sino que en Francia era el coche que llevaba la mayoría de taxistas.

Citroën BX policia

▶️ ¿Buscas un coche de ocasión o Km0? ◀️
👉  Ver anuncios de coches en Motoreto
👉 Recibir presupuestos con ofertas del coche que quieres

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 × 1 =