Cómo aumentar la autonomía de los coches eléctricos

Una de las principales cuestiones que más preocupa a los conductores cuando adquieren un coche eléctrico, es su autonomía. Aunque cada vez los coches son capaces de recorrer más kilómetros sin ser recargados, a veces es insuficiente para realizar trayectos largos. Incluso ya es habitual encontrar modelos que superan los 400 km. Pero en cualquier caso, hay muchos aspectos que determinan la autonomía real de estos vehículos. Sin embargo, existen una serie de trucos que pueden ayudar a aumentar la autonomía de los coches eléctricos. Te lo contamos.

como-aumentar-la-autonomia-de-los-coches-electricos

¿Porqué la autonomía de un coche eléctrico es tan importante?

La autonomía principalmente influye en el ahorro y la comodidad. Lo lógico es que queramos poder disfrutar del vehículo el mayor tiempo posible antes de tener que volver a cargarlo. Además, disponer de un punto de recarga es sin duda una gran ayuda. Podemos instalarlo en nuestro garaje y así no necesitaremos depender de tener cerca una electrolinera para cargar de nuevo la batería.

Trucos para aumentar la autonomía de los coches eléctricos

  • Para comenzar, es importante conducir con suavidad. Todo vehículo verá reducida su autonomía si el conductor lo maneja con brusquedad. Lo mejor es realizar aceleraciones progresivas y tranquilas así como evitar también fuertes frenadas que posteriormente nos obliguen a recuperar mucha velocidad de manera intensa.
  • Por otro lado, y muy relacionado con el anterior punto, es intentar mantener una velocidad constante. Esto ayuda a que el coche necesite un menor esfuerzo del motor eléctrico para mantener la velocidad. Lo que a su vez reduce el consumo de energía. Especialmente si circulamos por autovía o autopista, supone una gran diferencia mantener una velocidad constante. Anticipando los adelantamientos y situaciones que puedan obligarnos a reducir o elevar la velocidad.
  • También es importante mantener la distancia de seguridad. Es decir, tocamos menos el freno y, por tanto, el acelerador, lo que redunda en un menor consumo de energía eléctrica y el consiguiente incremento de la autonomía.
  • Por otro lado, también nos puede ayudar la gestión de la frenada regenerativa. El freno regenerativo es un dispositivo que incluyen los vehículos eléctricos y que sirve para recuperar parte de la energía empleada en mover las ruedas. Los coches eléctricos cuentan con diferentes modos de recuperación de energía que van asociados a un efecto de retención similar al de los coches térmicos.

Otros aspectos a tener en cuenta

  • Es importante conocer la recarga inteligente. El coste de la recarga varía mucho en función del lugar y la hora en que realicemos la operación. Lo habitual es que el propietario de un coche eléctrico tenga un punto de recarga propio en su domicilio. Esto no solo afecta a la parte económica, sino que también ayuda al mantenimiento y a la durabilidad de las baterías.
  • Hablamos de la carga rápida, que reduce la autonomía de la batería a largo plazo si se utiliza con frecuencia, o la carga total, que hace que la misma también sufra en mayor medida. Lo ideal es realizar una carga convencional y, siempre que sea posible, hacerlo de manera frecuente manteniendo la autonomía entre un 20% y un 80% del total para preservar en mayor medida la integridad de la batería.
  • Climatización durante la recarga. Los sistemas auxiliares de los vehículos eléctricos consumen bastante energía y pueden afectar a la autonomía, especialmente los de climatización.

Aunque estos son los aspectos más importantes a tener en cuenta, existen otros muchos factores que pueden ayudar a aumentar la autonomía del coche. Como por ejemplo el hecho de evitar llevar peso innecesario o el control de los neumáticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × = 24