El impacto medioambiental de las baterías de coches eléctricos

Las ventas de los coches eléctricos suben año tras año (un 56,3% el año pasado), aunque aún representan únicamente el 0,9% del tamaño del mercado de venta de coches en España. Alemania y Noruega son los países a la cabeza de la venta de coches eléctricos.

En España está costando entrar en esa dinámica por dos razones principales: precio y autonomía. Los precios de los coches eléctricos están muy por encima de la media del mercado para cada segmento, lo cual hace que muchos conductores no se lo puedan permitir. Además, las baterías de coches eléctricos no dan aún la autonomía que proporciona un coche con motor gasolina o diésel.

Lo que parece claro, es que los coches eléctricos emiten muchas menos emisiones en su circulación y nuestros pulmones lo agradecen pero… ¿qué pasa con las baterías de coches eléctricos?

baterías de coches eléctricos

La fabricación de las baterías de coches eléctricos

Hoy en día, la experiencia de compra de un coche eléctrico no es tan satisfactoria como se pretende. Aunque las marcas y los fabricantes de baterías hacen un gran esfuerzo por avanzar, lo cierto es que todavía es una tecnología que deja mucho que desear, no solo en prestaciones, sino también en el aspecto medioambiental.

No hay duda de que en el uso diario el coche eléctrico es mucho más limpio que un coche de gasolina o diésel. No producen emisiones de ningún tipo. Pero el problema no está en el uso diario, sino en la fabricación y proceso de reciclaje de las baterías de coches eléctricos.

El proceso de fabricación de las baterías de coches eléctricos también tiene impacto (y más de lo que se cree). En un análisis publicado por la National Academy of Sciences (NAS) se concluye que el impacto en el aire de las baterías durante toda su vida útil es pequeño. Pero no todos los componentes de estas baterías son fabricados en el mismo lugar, por lo que su impacto está repartido en diferentes lugares.

Un ejemplo muy claro del impacto de estos componentes es el grafito, que se utiliza en la fabricación de las baterías. La extracción de este mineral se realiza en China, y la demanda no para de crecer. La extracción masiva de minerales tiene sus propias consecuencias para el medio ambiente como la contaminación del aire al liberar estas minas polvo y gases tóxicos. Estos gases pueden ser perjudiciales para los humanos y animales que vivan en las proximidades, además de contribuir al efecto invernadero. Otro efecto negativo de la extracción del grafito es la contaminación de las aguas subterráneas.

El reciclaje de las baterías de coches eléctricos

Las baterías de coches eléctricos, al igual que las de los móviles, ordenadores y otros dispositivos, se van desgastando con el tiempo hasta llegar el momento de ser inútiles.

Las baterías de coches eléctricos se pueden aprovechar en la fabricación de móviles o dar energía a otros dispositivos, mediante un adecuado reciclaje. Este reciclaje aún no supone un gran problema, pero dentro de 10-15 años habrá un gran volumen de baterías desgastadas.

Existen 2 procesos de reciclaje de las baterías de coches eléctricos. El más barato consiste en triturar la batería. El problema de este proceso es que se salvan pocos materiales. El otro método es despiezar la batería de forma más exhaustiva. De esta se salvan gran parte de los materiales, aunque es más caro en dinero y tiempo.

La buena noticia es que de las baterías de litio se puede recuperar casi el 80% de los componentes en los mejores casos. La mala, que actualmente solo se recicla alrededor del 5% de estas baterías de este modo. Muchas de ellas se acumulan en vertederos o se incineran, lo que produce un importante impacto medioambiental. Además, el hecho de no reciclar estas baterías hace que sigamos dependiendo de otros países para el abastecimiento.

Por otro lado, es importante tener en cuenta que las baterías de litio contienen ácidos y otras sustancias tóxicas que hay que almacenar, pues no se pueden reciclar. Por ello, será necesario habilitar “cementerios” para el almacenamiento de estas sustancias.

Crear un nuevo ciclo de vida para las baterías

Debido a que el proceso de reciclaje de las baterías aún no está muy optimizado, muchos fabricantes prefieren la reutilización de estas baterías dándoles un nuevo ciclo de vida. Se reutilizan como sistemas de alimentación para otros fines, por ejemplo iluminar un campo de fútbol, mantener encendidos semáforos y farolas, almacenamiento de energía para particulares en sus casas, etc.

Lo que queda claro es que la industria debe seguir avanzando en la optimización del reciclaje de baterías a medida que avance el mercado de coches eléctricos.

▶️¿Buscas un coche de ocasión o KM0? ◀️
👉 Ver anuncios de coches en Motoreto
👉Recibir presupuestos con ofertas del coche que quieres

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

23 + = 29