Cómo y cuándo cambiar los parabrisas según la DGT

¿Cómo y cuándo debo cambiar los parabrisas? Generalmente no nos acordamos del limpiaparabrisas y en verdad, es un elemento imprescindible para cualquier vehículo. Gracias a él podemos apartar la lluvia o la nieve que cae sobre los cristales y los faros de nuestro coche. Esto nos permite alcanzar una mayor visibilidad porque cabe destacar que más del 90% de la información que recibimos cuando conducimos es a través de lo que vemos.

La Dirección General de Tráfico (DGT) aconseja a los usuarios cambiar los limpiaparabrisas cada año e incluso cada 6 meses ya que el paso del tiempo, el polvo y los diferentes factores meteorológicos deterioran la goma y, por lo tanto, su barrido pierde eficacia.

como-y-cuando-cambiar-los-parabrisas-segun-la-dgt

¿Cómo sé cuando tengo que cambiar mis parabrisas?

Nos damos cuenta de que las escobillas de nuestro parabrisas están deterioradas cuando no limpian correctamente. Sin embargo, también hay otros signos que nos alertar de una necesaria sustitución, entre ellos, el exceso de ruido. Si se produce presión contra el cristal significa que la goma no se encuentra en las mejores condiciones. Otro indicio es que el cristal exterior se empañe o que dejen “estrías” en su recorrido. O bien, cuando al pasar la mano por la escobilla notamos alguna rugosidad o fisura.

Asimismo, la DGT nos recomienda tener el depósito del agua siempre lleno e incluso mezclado con productos que mejoren la limpieza de los cristales. Si resides en zonas frías (con heladas frecuentes) también es importante mezclar el agua con líquido descongelante.

Además, es importante no usar agua caliente ni calefacción muy alta cuando encuentres hielo en tu parabrisas. No lo acciones y limítate a quitarlo a través de una rasqueta de plástico o con alcohol.

Pasos para cambiar las escobillas de tu limpiaparabrisas

A pesar de ser una operación sencilla es importante hacerlo correctamente para garantizar su buen funcionamiento.

  • Compra escobillas de buena calidad. No todas las escobillas son válidas. Estas pueden variar en el anclaje, la longitud o el material (plástico, metálico convencional…). Otra opción es comprar un “limpia” que sea universal o un recambio del limpiaparabrisas original.
  • Levanta el brazo móvil y ponlo en posición vertical. En primer lugar, coloca tu coche en un sitio resguardado. Posteriormente, debes situar en vertical el brazo móvil de cada limpiaparabrisas.
  • Extraer la escobilla antigua. Normalmente para extraerla se necesita retirar un embellecedor. Después estará el sistema de anclaje con una pestaña (o más) que debe presionase para soltar la escobilla.
  • Coloca la nueva escobilla. Es imprescindible que encaje bien y esto lo sabremos cuando escuchemos un “clic” o comprobando que no se sale cuando estiramos de ella. Se aconseja cambiar ambas escobillas para que el barrido sea homogéneo. Además, la venta de los recambios se realiza por parejas.  
  • Comprueba su funcionamiento. Si no lo hacen correctamente tendrás que repetir el proceso de nuevo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

67 − = 61