Diferentes averías que puede sufrir un vehículo

Muchos talleres han podido realizar un estudio a más de 15 millones de vehículos tras sufrir una avería. Por lo que se ha podido realizar un estudio acerca de cuales son las más usuales. Existen muchos motivos por los que tu vehículo puede sufrir diferentes averías. Pero es importante que cualquier conductor conozca al menos las más importantes o las más usuales.

 Es importante que cualquier conductor debería ser conocedor al menos de las averías más usuales que puede sufrir un vehículo.
  • Comenzamos con el chasis o la dirección: Este apartado analiza los fallos que se han detectado en todos los elementos que forman el sistema de suspensión -amortiguadores, muelles, rótulas, brazos de suspensión, puntos de anclaje… Estos fallos tienen una especial importancia porque afectan a la estabilidad del coche y, por tanto, a la seguridad.
  • El sistema de frenos es una de las averías más usuales y más peligrosas. Incluye los fallos detectados en dicho sistema como la bomba, el servofreno, las pastillas, los discos, etc, tanto por un desgaste elevado de los discos o las pastillas como por fugas de líquido de frenos o por diferencias de frenado entre dos ruedas de un mismo eje.
  • Los brazos de suspensión: Son los elementos que dan forma a todo el ´esqueleto´ de la suspensión. A ellos se conectan los amortiguadores, las manguetas que, a su vez, sujetan las ruedas. En el caso de que se deterioren y lleguen a romperse, se puede salir una rueda en marcha, quedarte sin dirección, etc. Y el accidente suele ser inevitable. La solución a este problema es la revisión de su estado en el taller.

Las averías más comunes que puede sufrir tu vehículo

  • La batería. Una de las causas principales de la avería de un coche es la batería. Este problema puede ser algo lejano para un coche nuevo, pero para uno que ya tiene algunos años de circulación, suele ser el problema principal de averías de coches. Las baterías suelen tener una vida útil bastante larga, pero esto también depende del tipo de batería. En caso de que sea barata o ya se encuentre desgastada por los años, será mejor cambiarla.
  • Los neumáticos pueden ser un verdadero problema y de los más comunes. Son sin duda la parte más expuesta del coche, ya que son los que se encuentran en constante contacto y trabajo con el asfalto o la tierra. Un pinchazo puede llegar a ser desde molesto a peligroso. Así mismo, el desgaste de un neumático es importante, es por eso que hay que hacer un control periódico para evitar cualquier accidente.
  • Y por último, el sistema eléctrico. Día a día los coches se modernizan en sistemas eléctricos haciendo que casi toda su funcionalidad se base en la electricidad. Si bien esto puede ser una gran ventaja en recursos, también tiene la desventaja de que un fallo eléctrico puede ser una avería grave que cause un mal funcionamiento del sistema.
  • sí como los frenos, el freno de mano también puede sufrir desgastes y también puede destensarse haciendo que funcione cada vez de forma menos eficaz.
  • La refrigeración del motor es una de las cosas más importantes a la que prestarle atención. Ya que será la encargada de evitar el sobrecalentamiento de tu motor. Si por alguna razón tu motor comienza a largar humo, o simplemente deja de funcionar, es posible que haya algún problema con el sistema de refrigeración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− 7 = 2