Neumáticos en mal estado: las averías más frecuentes

Revisar los neumáticos frecuentemente es más importante de lo que parece. Unos neumáticos en mal estado pueden reventar en cualquier momento y hacer que pierdas el control del coche, provocando un accidente. Por ello, es necesario revisar su estado a menudo, sobre todo cuando se van a hacer viajes largos.

Neumáticos en mal estado

Neumáticos en mal estado

Es verdad que muchas veces los neumáticos revientan por culpa de un clavo y ni nos damos cuenta de que lo tenemos clavado al neumático hasta que revienta. Pero otras veces los pinchazos vienen provocados por unos neumáticos en mal estado, por eso debemos hacer todo lo necesario para poder evitar esto y realizar un buen mantenimiento del coche.

Motivos y causas de unos neumáticos en mal estado

Retrasos en el cambio

Muchos conductores no saben cuando deben cambiar los neumáticos de su vehículo y esto provoca un desgaste regular de los mismos. Para saber si es hora de cambiar los neumáticos, hay que fijarse en la profundidad del dibujo. Es cierto que existen muchos factores que afectan a la duración de neumático. Aún así, el límite legal al que debe estar la profundidad del dibujo es de 1,6mm como mínimo.

Presión insuficiente o excesiva

Una presión insuficiente provoca un desgaste irregular en los hombros del neumático, mientras que una presión excesiva provoca un desgaste irregular en la zona centro de la banda de rodadura. Es decir, que un neumático se deformará más en la zona en la que esté en contacto con el pavimento. La presión es diferente para cada marca y modelo de coche, por lo que es necesario consultar la presión recomendada por el fabricante. Normalmente esta varía dependiendo de la carga y el peso que suela soportar el coche.

Otras causas

Existen otras causas que pueden provocar un mal estado de los neumáticos: la temperatura a la que están expuestos, la carga del vehículo, la velocidad, el estilo de conducción, etc. Una alineación incorrecta, defectos en los frenos o problemas en los amortiguadores, también producen unos neumáticos en mal estado.

Averías producidas por el mal estado de los neumáticos

Unos neumáticos en mal estado, no solo pueden hacer que estos revienten y que haya que cambiarlos, sino que pueden provocar averías mayores que pueden salir caras.

  • Se puede producir una deformación en los frenos debido a las vibraciones excesivas. Además, al no estar completamente en contacto el neumático con el asfalto o estarlo de manera incorrecta la distancia de frenado aumenta.
  • Una presión baja hace que el sistema de suspensión trabaje más de la cuenta y deteriore los elementos que lo componen. Por otro lado, una presión alta produce el llamado “efecto balón“, que hace rebote demasiado el coche y dañe los muelles y amortiguadores.
  • La dirección también se ve perjudicada ya que es necesario corregir la trayectoria continuamente y puede provocar un efecto dominó, desgastando otras piezas el vehículo.
  • Las vibraciones también pueden hacer que se desajuste el sensor de presión marcando de forma errónea la presión de cada rueda. Además si la información que llega al control de tracción o al ABS es incorrecta, estos actuarán también de manera errónea.

Riesgos que conlleva

No son solo estas averías lo que producen unos neumáticos en mal estado sino que también pueden provocar accidentes. Ya que favorecen el aquaplaning, aumentan la distancia de frenado un 40% más de lo normal y se puede producir una pérdida del control del coche, provocando un accidente. Además, la multa por llevar unos neumáticos en mal estado asciende a los 200 euros. Todos estos son los motivos por los que se aconseja revisar frecuentemente los neumáticos.

▶️ ¿Buscas un coche de ocasión o KM0? ◀️
👉  Ver anuncios de coches en Motoreto
👉 Recibir presupuestos con ofertas del coche que quieres

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

38 + = 48