Conducir con lluvia: los 4 mejores consejos

¿Sabes conducir adecuadamente con lluvia? Las lluvias pueden suponer un peligro en la carretera.  Especialmente cuando su agua se mezcla con el polvo y la grasa que dispone la calzada y esta se vuelve deslizante. Si no te queda más remedio que coger el coche ante este temporal, sigue estos consejos para actuar con la máxima seguridad y evitar cualquier accidente.

onducir-con-lluvia-los-mejores-consejos

Cómo conducir con lluvia

  • LAS LUCES DEL VEHÍCULO

Como es lógico, deberás encender las luces del coche para tener la máxima visibilidad y del mismo modo, para que el resto de conductores que haya en la carretera puedan verte. No olvides que cuando los casos de lluvia sean muy fuertes, se deberá circular obligatoriamente con las luces de cruce encendidas. Aunque también se podrá hacer uso del alumbrado antiniebla delantero. Solo en el caso de que la lluvia sea extremadamente intensa, podrás encender ambos alumbrados (delantero y trasero).

  • DISTANCIA DE SEGURIDAD Y VELOCIDAD

Es importante que reduzcas la velocidad aproximadamente un 10% y a su vez, que aumentes la distancia de seguridad respecto al coche que te precede. Está claro que, si vas a velocidades muy altas, mayor será la lluvia que “impacte” sobre tu parabrisas y, por consiguiente, tu visibilidad será cada vez más escasa.

  • VISIBILIDAD

¡Ojo con los cristales! Si estos se empañan, reducirás enormemente la visibilidad. Por ello, mantén la calefacción encendida y dirigida hacia estos y por supuesto, pásate por este artículo en el que te explicamos varios trucos para evitar que ocurra. Además, es importante tener en cuenta el buen mantenimiento de las escobillas de nuestros parabrisas. ¿Sabes cómo y cuándo es necesario cambiarlo? La DGT aconseja a los usuarios cambiar los limpiaparabrisas cada año e incluso cada 6 meses.

  • PELIGRO DE AQUAPLANNING

Mucha precaución con el fenómeno del aquaplanning. En momentos de lluvias intensas vigila siempre la carretera y cuando veas balsas de agua o charcos reduce la velocidad sin frenar. Si sufres un episodio de aquaplanning sujeta el volante con fuerza y no cambies la dirección del volante hasta que las ruedas se encuentren de nuevo en contacto con la superficie.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 × = 56