Consejos para comprar un coche de segunda mano, ocasión o km0

Si estás pensando en cambiar de coche, te damos unos consejos para comprar un coche de segunda mano, ocasión o km0. Comprar un coche de ocasión a profesionales tiene numerosas ventajas: la compra es mucho más rápida que al adquirir un coche nuevo, los precios están mucho más adaptados al bolsillo, se pagan menos impuestos, hay mayores facilidades, los concesionarios ofrecen garantías, etc. Pero como todo en la vida, la compra de un coche de ocasión también puede traer serios inconvenientes.

Para evitar que algo tan especial como estrenar coche se convierta en una pesadilla, te damos unos consejos para comprar un coche de segunda mano, ocasión o Km0.

Si el coche de ocasión pasa todas estas pruebas, seguro será una compra perfecta

Los puntos clave de cara a comprar un coche de segunda mano, ocasión o km0 son los siguientes:

  • Carrocería
  • Motor
  • Escape
  • Chasis
  • Suspensión
  • Neumáticos
  • Interior del coche
  • Kilometraje

Además de todo ello, siempre es altamente recomendable realizar una prueba de conducción.

El primero de los consejos para comprar un coche de segunda mano, revisar la carrocería

La carrocería representa la cara visible del coche. De la revisión de la carrocería se pueden sacar muchas conclusiones sobre el estado general del coche, su uso en el pasado y detectar posibles accidentes que este haya sufrido.

Dentro de la revisión de la carrocería estos son los puntos clave: abolladuras y arañazos, óxido, pintura irregular, encaje y ajuste de puertas, faros y cristales.

Abolladuras y arañazos en el coche

Es normal que un coche usado tenga algunos arañazos y abolladuras pequeñas a causa de golpes de aparcamiento. Estos pequeños rasguños en la carrocería no deben suponer un argumento para no comprar un coche, pero sí pueden ayudar a la hora de negociar una pequeña rebaja. En el caso de abolladuras de mayor tamaño, es importante asegurarse de que el coche no haya sufrido un accidente antes de la compra que pueda haber afectado a otros aspectos del mismo.

Óxido de la carrocería

En un coche que presenta óxido, el problema es grave, ya que su reparación no es barata y en muchas ocasiones implica la sustitución de las piezas. Suele darse más en coches que han estado en zonas húmedas. También es importante agacharse y asegurarse de que los bajos del coche no estén oxidados.

Pintura irregular

El hecho de que la pintura muestre churretones o diferencias de acabados e incluso de tono, denota que el coche ha sido repintado. Esto puede significar que el coche ha sufrido algún accidente o demasiados golpes e incluso puede tener otras partes dañadas como consecuencia.

Problemas de encaje en puertas y portón trasero

No hay que olvidar comprobar las puertas y el portón del maletero. Cualquier desajuste como holguras, ruidos, descolgamientos o más dureza de la habitual puede significar un mal mantenimiento o un montaje mal efectuado, probablemente derivado de alguna reparación.

Los faros y cristales

La comprobación de los faros debe ser tanto de aspecto como de funcionamiento. En el aspecto de los faros hay que comprobar que no tengan grietas derivadas de algún golpe, que estén bien pulidos y que no tengan agua dentro. También hay que comprobar el funcionamiento de todas y cada una de las luces: largas, cortas, intermitentes, de emergencia, antiniebla…

consejos para comprar un coche de segunda mano

Las lunas son otro elemento fundamental de la carrocería. Se debe comprobar que no existan grietas ni chinazos, así como asegurarse que los elevalunas funcionan correctamente.

Revisar el motor, uno de los consejos para comprar un coche de segunda mano fundamentales

El motor es el corazón del coche, por lo que es fundamental revisar que esté en buen estado. Un motor con mucha suciedad es mala señal, ya que puede indicar falta de mantenimiento. Lo segundo que hay que fijarse en el motor es que no haya señales de fugas en la junta de la culata (son las marchas de aceite en el bloque). También hay que controlar las fugas de líquido anticongelante, de frenos, de dirección, etc.

consejos para comprar un coche de segunda mano

Otra cosa que se debe mirar en el motor son las tuercas. En caso de que las tuercas estén muy gastadas puede indicar que se han abierto los componentes del motor con motivo de reparaciones.

El tubo de escape

Otro de los consejos para comprar un coche de segunda mano es comprobar el humo que sale del tubo de escape. Si el humo que sale del tubo de escape es negro, es una mala señal, ya que el motor está quemando demasiado combustible. El humo negro indica un problema en el filtro del aire o los inyectores. Si el humo es blanco, es debido a que el motor está quemando líquido refrigerante que podría ser causa de un problema en la junta de la culata o a una fuga en el circuito de refrigeración. Y si el humo es azul, indica que el motor está quemando aceite, lo que puede ser un problema grave.

Comprobar la suspensión y los neumáticos del coche

Para comprobar la suspensión del coche debemos empujar hacia abajo cada una de las esquinas del coche. Si rebota más de una vez, es debido a que la suspensión está demasiado blanda.

En la comprobación de los neumáticos es fundamental revisar el desgaste de los mismos. Si se trata de un desgaste asimétrico, probablemente sea por un problema en el ángulo de caída del coche que sería necesario ajustar. Además, la banda de rodadura debe superar holgadamente los 1,6 mm de profundidad, ya que si no, tocará cambiarlos en un futuro próximo con el coste que ello conlleva.

El kilometraje debería coincidir con el estado del coche

Primero, es importante tener en cuenta que no es lo mismo que el coche tenga la mayoría de sus kilómetros hechos por ciudad que por carretera. Muchas veces puede darse que el volante y los mandos del conductor acusen más desgaste que el que debería en relación con los kilómetros del coche. Hay que tener cuidado con esto, pues podría ser por trucaje del cuentakilómetros o que el coche se haya movido más por ciudad. La circulación urbana supone más tiempo de conducción para menos kilómetros que conlleva un mayor desgaste de estos componentes.

Interior del coche

Al revisar el interior del coche lo primero que debemos comprobar es que al poner el contacto, las luces del checking del vehículo se apagan correctamente, sin indicar ninguna avería. Después, hay que llevar el volante de tope a tope para comprobar que no existe ningún problema con la dirección.

Además de revisar el desgaste de los materiales, hay que comprobar que los cinturones funcionan correctamente y que los asientos no tienen ningún problema, ya que una reparación de ese tipo es costosa.

Revisar la documentación

Se debe asegurar que el coche está en regla: que ha pasado todas las revisiones pertinentes en los periodos que marca el fabricante. Si además estas revisiones se han pasado en “la casa” es señal de mayor confianza. También se debe revisar que el coche esté libre de cargas, es decir, que no tiene impuestos, multas o letras pendientes de pago y que no está embargado.

Apuntando el número de bastidor y la matrícula del coche se puede pedir el informe de la DGT por internet o presencialmente en la Jefatura Provincial de Tráfico. También existen empresas que ofrecen el informe de tráfico del coche.

Pedir realizar una prueba de conducción

El último de nuestros consejos para comprar un coche de segundo mano, ocasión o Km0 es, probablemente, uno de los más importantes, y no es otro que conducir el coche. A través de la conducción es como se perciben las sensaciones reales del coche, es decir, si parece que todo funciona correctamente o no, y lo más importante, si la forma de conducción del coche es la que esperamos.

En esta prueba de conducción es muy importante comprobar qué tal recupera el motor (esto se hace dejando caer el motor de revoluciones y posteriormente acelerando a fondo) y cómo retiene (soltando el acelerador de golpe cuando el coche lleva cierta velocidad). Además, hay que asegurarse que al soltar el volante en recta el coche no tiende a desviarse. También se debe comprobar la estabilidad del coche en curvas cerradas.

Para hacer una comprobación de los frenos debemos hacer una frenada medianamente brusca para comprobar que los frenos están en buen estado. Si el pedal se hunde demasiado, podría ser una señal de que está perdiendo líquido.

Siguiendo estos consejos para comprar un coche de segundo mano, ocasión o Km0, acertarás seguro con tu elección. Lo más recomendable es optar por confiar en profesionales, ya que ofrecen garantía del buen estado del coche.

Además, en Motoreto ofrecemos la ampliación de la garantía por un año más con Motoreto Car Care

▶️¿Buscas un coche de ocasión o KM0? ◀️
👉 Ver anuncios de coches en Motoreto
👉Recibir presupuestos con ofertas del coche que quieres

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ 89 = 99