Coches de hidrógeno vs coches eléctricos convencionales

Cada vez escuchamos más hablar sobre los coches de hidrógeno, pero ¿sabemos realmente lo que son? Ciertamente son coches eléctricos, sin embargo, lo que les diferencia de los convencionales, es que montan una pila de combustible, la pieza más importante de esta tecnología.

coches de hidrógeno

Diferencia entre coches de pila de hidrógeno y eléctricos convencionales

Los coches de hidrógeno fabrican su propia electricidad gracias al hidrógeno almacenado en tanques de alta presión. Este, reacciona con el oxígeno del aire en una minicentral denominada pila de combustible.

Por otro lado, un coche eléctrico es un automóvil propulsado por uno o más motores que emplean energía eléctrica. Estos, proporcionan a los automóviles un motor instantáneo, consiguiendo una aceleración rápida y continua.

Toyota y Hyundai son las marcas que más apuestan por el hidrógeno a nivel de vehículos de uso particular. Toyota ya comercializa el “Mirai”. Y en el caso de Hyundai, ya vende el “Nexo”, además de 46 camiones de hidrógeno.

Pros y contras

Está claro que tanto los coches de hidrógeno como los eléctricos, son buenas opciones de movilidad sostenible. Sin embargo, es necesario evaluar los pros y los contras de cada uno de ellos.

Empezando por las ventajas, un coche de hidrógeno hace más kilómetros con una carga, es decir, por norma general cuentan con una mayor autonomía. Además, tardan menos tiempo en recargarse que un eléctrico, entre cinco y ocho minutos. A esto, se le suma el hecho de que sus baterías no son tan grandes y pesadas como las de un eléctrico tradicional.

En cuanto a la seguridad, los coches de hidrógeno cuentan con grandes medidas de seguridad. Por ejemplo, el Hyundai “Nexo” de hidrógeno tiene 5 estrellas en el crash test de EuroNcap. Además, el hidrógeno es muy volátil, por lo que en caso de fuga, se disiparía con facilidad sin llegar a concentrarse en cantidades que supongan un riesgo. El hidrógeno no es tóxico y los modelos comercializados cumplen la normativa y muestran la misma seguridad que un coche gasolina o diésel.

Sin embargo, también hay que tener en cuenta los inconvenientes. Su precio, sobre todo respecto a un modelo equivalente de gasolina, es bastante más caro. También hay que saber que la escasa oferta de modelos y la red de recarga de hidrógeno, aún están en pañales. En España existen siete estaciones de hidrógeno, la última abierta en Madrid y la única que lo sirve a 700 bares de presión y con una pureza del 99,9%, pero ninguna es de uso público. Aunque el Gobierno ha aprobado instalar una red de cien hidrogeneras públicas para 2030.

En resumen, las principales ventajas de los coches de hidrógeno son:

  • Poco tiempo de repostaje
  • Baterías pequeñas y poco pesadas
  • Poder calorífico más alto que otros combustibles
  • Grandes medidas de seguridad

Y por otro lado, los inconvenientes son:

  • El precio
  • Falta de estaciones para repostar
  • Escasa oferta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × = 18