La importancia de pasar la ITV en los coches

Todo el mundo sabe que cada cierto tiempo le toca pasar la revisión al coche, pero poca gente conoce la importancia real de pasar la ITV (Inspección Técnica de Vehículos). Los plazos de inspección para pasar la ITV en los coches de particulares varían en función de la antigüedad. La primera ITV hay que pasarla a los 4 años, después de forma bienal hasta los 10 años de antigüedad, y por último de forma anual a partir de que el coche cumpla 10 años.

Sin duda, llaman la atención los datos facilitados a finales de Febrero por la AECA-ITV (Asociación Española de Entidades Colaboradoras de la Administración en la Inspección Técnica de Vehículos). Estos datos muestran que el 20% de los coches que deberían pasar la ITV no la están pasando, es decir, 1 de cada 5 coches se salta el trámite de la inspección. Este dato se incrementa al 43% en motos, al 40% en furgonetas y al 58% en los ciclomotores. Estos datos son preocupantes, ya que implica tener vehículos en circulación que suponen un peligro para la seguridad vial y un problema medioambiental.

La importancia de pasar la ITV del coche: aumentar la seguridad vial, reducir la contaminación y evitar sanciones

pasar la ITV

Pasar la ITV, fundamental para garantizar la seguridad vial

Aunque pueda parecer un simple trámite, la ITV es un importante filtro para no permitir la circulación a coches en mal estado que puedan causar accidentes debido a la deficiencia en su mantenimiento. Casi el 21% de los vehículos no pasaron la inspección técnica según los últimos datos facilitados por la AECA-ITV.

Una de las causas de los accidentes en la carretera son los fallos mecánicos en los coches. Para evitarlo, se debe tener el coche en buenas condiciones. Por ello, durante la inspección se revisan los elementos imprescindibles para garantizar el funcionamiento adecuado de coche. Los elementos de seguridad que se comprueban de forma más exhaustiva en los coches son:

  • La carrocería y el chasis, con especial atención a la oxidación y la corrosión y al estado de las lunas y retrovisores.
  • El interior del coche: se comprueba que los asientos sean adecuados y que estén debidamente anclados, que los cinturones de seguridad en buen estado, así como los sistemas anclaje en caso de haber sistemas de retención de niños.
  • El alumbrado y la señalización mediante dispositivos de iluminación.
  • Los frenos, verificando que la eficacia de frenada está por encima de la necesaria para ese tipo de vehículo.
  • La dirección.
  • Ejes y ruedas.
  • Los neumáticos: que sean los homologados y su estado, poniendo especial atención en la profundidad de la banda de rodadura.
  • El motor y la transmisión: comprobación de las pérdidas de aceite, la batería, sistema de escape, etc.

Controlar la contaminación de los coches, otra de las razones para pasar la ITV

El mundo cada vez está más preocupado por el medioambiente, y la movilidad es uno de los puntos críticos dentro del problema de la contaminación. Es por ello que los gobiernos están tomando medidas más estrictas respecto al control de emisiones de los vehículos, y esto, como no podría ser de otro modo afecta a la inspección técnica.

Una de las cosas en las que cada vez se pone más énfasis a la hora de pasar la ITV es el análisis de emisiones contaminantes. Mediante un analizador, se monitoriza que los niveles de emisión sean adecuados a los establecidos por su fecha de fabricación y el tipo de combustible del coche.

Las multas, una consecuencia de no pasar la ITV

Si bien hay conductores que no están preocupados por la seguridad o la contaminación, seguro que sí les preocupan las multas. Existen 3 tipos de multas derivadas de no pasar la ITV:

  • Si no se ha pasado la inspección dentro del periodo especificado, la sanción asciende a 200 € con reducción a la mitad (100 €) por pronto pago.
  • Si se circula con un coche que se ha llevado a la inspección y ha obtenido una ITV desfavorable, la multa es de 200 € con reducción a la mitad por pronto pago, al igual que en el caso anterior.
  • El caso más grave, es la ITV negativa. Cuando la ITV es negativa, el coche queda inmovilizado en la estación donde se ha llevado a pasar la inspección y se debe llevar en grúa a un taller. Además, el coche deberá volver en grúa del taller para pasar la ITV de nuevo. En caso de llevar de vuelta el coche con ITV negativa circulando de forma normal supondría una multa de 500 € sin posibilidad de reducción.

▶️¿Buscas un coche de ocasión o KM0? ◀️
👉 Ver anuncios de coches en Motoreto
👉Recibir presupuestos con ofertas del coche que quieres

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

47 − = 46