Diez mitos sobre coches: por qué no debes creerlos

Durante años han existido numerosos mitos sobre coches que se han ido heredando de padres a hijos. La mayoría de estos mitos sobre coches van sobre temas como la tracción, el combustible, el mantenimiento o el pago del seguro. Aunque algunas de las cosas que se dicen popularmente son verdad, muchos de estos mitos son mentiras o verdades a medias.

Hoy te traemos una lista sobre 10 mitos sobre coches arraigados en la sociedad y las verdades que hay detrás de ellos.

No te creas estos 10 mitos sobre coches

Los coches de tracción total agarran más

Este es un mito sobre coches muy extendido entre los conductores. Esto es debido a que se suelen confundir los términos tracción y agarre. Un 4×4 o coche de tracción total reparte la potencia entre las 4 ruedas, lo que satura menos su adherencia. Es por ello que los coches con tracción total traccionan mejor al acelerar y retener el motor en una curva, lo que no significa que las ruedas se agarren más al firme.

mitos sobre coches

Los coches eléctricos son más lentos que los diésel o gasolina

Es un mito que se ha heredado de los primeros coches eléctricos, pero actualmente la entrega de un motor eléctrico puede ser igual o mayor que un gasolina o diésel. Un buen ejemplo es el Audi e-tron, que tiene una aceleración de 0 a 100 km/h en tan sólo 5,7 segundos, algo de lo que pocos diésel o gasolina pueden presumir.

Los coches eléctricos tienen poca autonomía

Es cierto que en su mayoría no gozan de la autonomía que ofrecen actualmente los coches con motores de gasolina o diésel. Pero se han hecho grandes avances en temas de autonomía. La mayoría de los coches eléctricos ya tienen una autonomía de entre 300 y 400 km.

Los coches eléctricos no contaminan

Esta vez el mito sobre el coche eléctrico es positivo, pero también falso. Es cierto que los coches eléctricos no contaminan en circulación. Pero sí que existe contaminación derivada de su fabricación y el reciclaje de sus baterías.

Los combustibles premium mejoran el rendimiento

Hay muchos conductores que piensan que los combustibles premium mejorarán el rendimiento del motor de su coche. Estos combustibles solo mejoran el rendimiento en algunos modelos específicos que necesitan un líquido que genere menor combustión. Al resto de coches no les afecta.

Los diésel no podrán circular por las ciudades

Mentira, las etiquetas medioambientales son las que se utilizan para limitar el acceso a las ciudades a los coches más contaminantes, independientemente de que sean coches con motor de gasolina o diésel.

Se deben cambiar todas las ruedas a la vez

En ocasiones, cuando una rueda sufre un percance, se escucha que se deben cambiar las 4 ruedas a la vez. Pero los neumáticos pueden ser cambiados de forma individual o por parejas (delanteras y traseras) cuando sea necesario. Eso sí, deben ser del mismo modelo y tamaño que las demás ruedas.

El seguro de un coche rojo es más caro

Otro mito sobre coches muy arraigado es que las aseguradoras ponen primas más altas a los coches por tener colores llamativos. Realmente esto no es así, el color no influye en la prima. Lo que realmente influye es el modelo de coche, y cuánto más valor tenga este, mayor será el precio del seguro. Este mito se produce porque gran parte de los coches deportivos son de colores llamativos, y su seguro es de los más caros, y esto no es por el color, sino por el modelo de coche.

mitos sobre coches

Bajar las ventanillas en vez de usar el aire acondicionado para ahorrar combustible

Realmente no existe diferencia en el consumo de combustible por bajar las ventanillas o usar el aire acondicionado. Es verdad que poner el aire acondicionado hace aumentar el consumo de combustible, pero solucionarlo bajando las ventanillas en vez de poniendo el aire no ayuda. Bajar las ventanillas aumenta la resistencia al viento, por lo que penaliza la aerodinámica del coche, lo que le hará gastar más combustible.

Conducir en marchas largas es mejor para el motor del coche

Es cierto que circular a bajas revoluciones tiene efectos positivos sobre el consumo de combustible, sin embargo, nunca es bueno llevar el motor a un régimen de revoluciones demasiado bajo al igual que no es bueno llevarlo muy revolucionado. Un coche de gasolina no debe circular por debajo de las 1.500 rpm (revoluciones por minuto), ni un diésel por debajo de las 1.200 rpm.

▶️¿Buscas un coche de ocasión o KM0? ◀️
👉 Ver anuncios de coches en Motoreto
👉Recibir presupuestos con ofertas del coche que quieres

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ 69 = 74