¿Coche manual o automático?: la eterna pregunta

¿Me compro un coche manual o automático? Sin duda, estamos ante una de las grandes preguntas de los conductores. Es cierto que en España, hasta hace bien poco, los conductores siempre han sido más de cambio manual que de automático por razones de consumo, precio, e incluso sensaciones. Esta última razón históricamente ha sido la de más peso para los más fanáticos de la conducción. Aunque con los grandes avances de la tecnología, cada vez son más los adeptos al cambio automático.

coche manual o automático

¿Coche manual o automático?: Ventajas e inconvenientes

Ventajas del cambio manual

La primera ventaja del cambio manual está clara, son más baratos, de eso no cabe duda. La diferencia de precio suele estar entre 1.000 y 2.500 euros, que en muchos compradores puede ser una clave de la elección.

Son más precisos, es decir, se comportan como el conductor quiera. Esto no quiere decir que los coches automáticos no tengan una precisión casi milimétrica en el cambio de marcha, aunque sí es cierto que no es lo mismo. Cuando un conductor tiene cogido el tacto al embrague el coche, este se comporta como el conductor quiera: cuando y cómo cambiar de marcha, las revoluciones, el aprovechamiento del freno motor, etc.

Para los aficionados del motor, la gran ventaja de un coche manual sobre el automático es la “conexión con el coche” entendida como lo que se explica en el párrafo anterior pero con más mística. El tener el máximo control y poder actuar sobre la caja de cambios y sus engranajes significa, para muchos apasionados de la conducción, que no exista ningún debate entre comprar un coche manual o automático.

Inconvenientes del cambio manual

Aunque aún quede un largo recorrido para ello, lo cierto es que el cambio manual está destinado a desaparecer. Los sistemas de conducción autónoma obligan a llevar (casi siempre), una caja de cambios automática, ya que son estos los que regulan muchas veces algunos aspectos de la conducción. Por otro lado, la irrupción de los coches híbridos y eléctricos, también obligan a llevar cambio automático, ya que incluso carecen de marchas.

Otro aspecto negativo del cambio manual es su incomodidad en la conducción urbana, especialmente en los atascos, en los que el pie izquierdo sufre más de la cuenta.

Se avería con mayor facilidad, no solo por su estructura, sino más bien por el uso incorrecto que recibe por parte del conductor. Aunque también es cierto, que sus reparaciones son más baratas que las de una transmisión automática.

Ventajas del cambio automático

Una gran ventaja del cambio automático sobre el manual (aunque muchos puristas dirán que no), es su mayor agilidad a la hora de moverse por la ciudad, tanto para salir de un semáforo, como para hacer un giro a bajas velocidades, reducir y volver a acelerar en un paso de cebra un ceda al paso, etc. Eso sumado a que es una conducción más cómoda por ciudad al liberar el pie izquierdo del embrague hace que sea una de las claves al decantarse por un automático.

Como norma general, las cajas de cambios automáticas están más adaptadas a las nuevas tecnologías en materia de asistencia a la conducción: control de velocidad inteligente, sistemas de frenada de emergencia, etc. Además, con los avances en la tecnología de cambio secuencial, los conductores pueden disfrutar del cambio de marchas (aunque sin utilizar le embrague).

Por otro lado, los fabricantes están consiguiendo solventar el inconveniente de las “sensaciones” del que hablábamos al principio. Hasta no hace tanto, es cierto que los coches automáticos se caracterizaban por tener tan solo 4 velocidades, su lentitud en los cambios de marcha y menor eficaz en la frenada, y eso sumado a un mayor gasto de combustible. Pero en la nueva generación de cambios automáticos hablamos de coches con cambios muy rápidos y dinámicos, mucho más suaves, e incluso con cifras de consumo parejas o incluso menores (en algunos casos) a sus homólogos de transmisión manual. Los cambios automáticos de doble embrague (S-Tronic, DSG…) están consiguiendo atraer la demanda hacia el coche automático.

Inconvenientes del cambio automático

Por lo general, los coches de transmisión automática gastan más combustible que los manuales, aunque es cierto que estas cifras se van aproximando.

Además de ser más caros de entrada que un coche manual (entre 1.000 y 2.500 euros), suelen tener mayores costes de mantenimiento. Pese a que no suelen averiarse tanto como las cajas de cambio manuales, cuando les toca pasar por el taller la factura es más alta debido a una electrónica más compleja.

Por último, está el famoso tema de las “sensaciones” mencionado anteriormente. Pese a que el tacto de los coches automáticos cada día está más conseguido, es cierto que la conexión entre coche y conductor sigue siendo algo mayor en los coches manuales. Aunque esto último puede deberse más a un sesgo emocional de un aficionado del motor como el que escribe estas líneas.

▶️¿Buscas un coche de ocasión o KM0? ◀️
👉 Ver anuncios de coches en Motoreto
👉Recibir presupuestos con ofertas del coche que quieres

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

78 − = 72